Si espero que termine, ¿dolerá menos?

Me decía a mí misma que no creyera en él. Y sin embargo, lo hice.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *